VER,MIRAR,OBSERVAR (una exposición de Sol Aguirre)

“Ver, Mirar, Observar” es el título de la exposición que presentó ayer Sol Aguirre.En ella se reune una serie de posters fotográficos de diversa temática, predominando una amplia muestra de imágenes de puertas de diversas partes del mundo.

Según comentó Aguirre en unas breves palabras introductorias, todo comenzó al intentar decorar varios pisos de acogida, pero, como suele ocurrir en el caso de personalidades sensibles, este primer objetivo tomó una deriva propia hasta acumular cientos de reproducciones.

Como se indica en la presentación que acompaña a la muestra ,» la exposición es un homenaje a los anónimos artesanos y diseñadores que hicieron y hacen que merezca la pena observar lo que vemos cada día en el deambular por pueblos y ciudades», pero ante algunas fotografías – por ejemplo, ante los excelentes repertorios de puertas de Lekeitio y Plentzia – es muy posible que quienes tengan tendencias reflexivas recuerden aquel magnífico ensayo de Georg Simmel titulado «Puente y puerta». Y asimismo, que quienes hagan del paseo un arte, el arte de la flânerie, subrayen una vez más la importancia del ver más allá del mirar.

La colección presentada merece, sin duda, una buena edición en la que junto a cada fotografía escogida , y hay mucho de donde escoger, se adjunte una breve nota histórica, geográfica, estética o , en su caso, etnográfica.

La exposición estará presente en diversos centros de distrito del Ayuntamiento de Bilbao: del 16 al 30 de septiembre en Abando, del 4 al 15 de octubre en Begoña, del 19 de octubre al 18 de noviembre en Castaños y del 22 de noviembre al 10 de diciembre en San Inazio- Ibarrekolanda.Y bien merece una visita.

4 respuestas a «VER,MIRAR,OBSERVAR (una exposición de Sol Aguirre)»

  1. Gracias Vicente por tu comentario. Hace tiempo que he puesto la mirada y el objetivo de la cámara en las puertas de acceso a toda clase de edificaciones, ya sean palacios o chabolas. Ellas y otros elementos decorativos nos hablan de Historia, Economía o Artesanía. Son el fruto del trabajo de diseñadores, carpinteros, herreros, vidrieros, canteros o albañiles. Pero lo más importante es que detrás de esas puertas está la vida de las personas.
    Aunque Bilbao se fundó hace más de setecientos años, apenas conserva edificios que sobrepasen el siglo y medio debido a los numerosos incendios e inundaciones que ha sufrido. En uno de los pósters de la exposición he incluido el arco gótico que enmarcaba la puerta de la que hasta 2006, en que fue derribada, se consideraba la casa más antigua de la Villa. Databa del siglo XV y se encontraba en una calle de Bilbao La Vieja que denominaban Cantarranas y que luego fue Iturburu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.