VIOLENCIA ACADÉMICA ( y 2)

Resultado de imagen de max weber verstehen

El episodio que me relató Mikel ( 1) el otro día a cuenta de su participación en un tribunal universitario le está dando mucha cuerda.

Pues, en efecto, más allá de sus secuelas estrictamente administrativas continúa encendido por las precuelas científicas : » ¡ Mira  ,mira , le piden que resuma unas entrevistas en tablas y gráficos!…¡Y alguien que  no distingue entre una técnica cualitativa y un instrumento cuantitativo se permite pontificar!» me ha dicho indignado enseñándome un informe. Y yo, apurando el café , he sonreído.

Y he recordado otro episodio de violencia académica,  en sentido estricto, que tuve ocasión de presenciar con motivo de un Master de Neuropsicología dirigido por una  profesora claramente desequilibrada – había sido expedientada por agredir a un  compañero en el bar de la Facultad- y que no cesaba de ridiculizar en público a mis compañeras de estudio. Pues bien, puesto el caso en conocimiento del vicerrectorado correspondiente, recibí, por una parte una carta muy formal en la que se me exigían «pruebas» y , por otra, una llamada del decano en cuestión pidiéndome comprensión y excusas.Por supuesto, fuí suspendido y hube de terminar estos estudios en otra universidad…

«En todos los sitios se cuencen habas, Mikel  y es mejor no tentar a la suerte» le he dicho entre dientes. «Ya, pero es una verguenza que haya gente que muestre tan claramente su pretensión de que sólo lo reducible a matemática es lo científico, y por lo tanto, lo verdadero,como probablemnete intentarán hacer con su vida de segurolas de bolsillo…». » Ya, sabes, variantes del «homo academicus» de Bourdieu…»

Pero Mikel no se ha dado por vencido: «En fin a a todo cerdo le llega su sanmartín, Ya se irá a cascarla a Ampuero».  Y yo, sumándome a la refranería vindicativa y compensatoria: «Ya, pero mientras tanto , estos psicopatillas de pupitre  te pueden dejar mirando pa Tudela. Así que, por ahora,  cuidadín y  a recibir, como el buen torero». Y por fin he conseguido que mi colega sonriera.

Luego, en casa, preparando como estoy mi próximo viaje al Alentejo, he leído esta entrada de Miguel Torga en el primer volumen de su largo Diario : «Coimbra, 6 de febrero de 1932. Paso por esta Universidad como pasa el perro por la viña vendimiada. Ni yo me fijo en ella ni ella se fija en mi». Y he pensado que sería muy triste que algún estudiante volviera a  sentir algo así…

(1) https://blogs.deia.eus/el-paseante/2018/06/13/la-violencia-academica/

Nota bene.- No se reproducirán ni responderán los comentarios realizados con pseudónimo o » nick».

2 respuestas a «VIOLENCIA ACADÉMICA ( y 2)»

  1. «…sólo lo reducible a matemáticas es lo científico».
    Hace unos meses, en la Facultad de Ciencia y Tecnología de Leioa (antes de lo de Bolonia, sólo era de Ciencias), un profesor que puso el mismo exámen que hacía dos años, se enfadó mucho porque los resultados eran excesivamente buenos y no respondían a la «campana de Gauss». Verídico. Tras intentar repetir el exámen o incluso negociar una rebaja de calificaciones tuvo que aceptar los resultados. Su venganza vino despues, en el exámen del segundo parcial.

    Hoy nos desayunamos con la iniciativa del Gob. Vasco de un plan para evitar el descenso de matriculaciones en Ciencia y Tecnología. ¿Qué tal si ponen rigor con Unibasque, ya que se gastan el dinero?.

    1. Gracias por su comentario. Estoy de acuerdo con su propuesta. Y el rigor debería comenzar por no confundir el rigor académico – con su base articuladora, o sea la discusión científica- con el rigor personal(izado) que a lo que conduce es al rigor mortis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *