LA TELEVISIÓN COMO EL «ENGAÑO MÁS DURO»

A pesar de la advertencia de Josep Pla que decía que la «Estética» era un invento de los filósofos alemanes, suelo leer de vez en cuando algún tratadillo al respecto más que todo por mover las neuronas.

Esta mañana de otoño, a primera hora , me he encontrado con este párrafo  de la Estética de Hegel que decía – y dice…¡Ah valor de la letra impresa!- : «En nuestra vida empírica, en nuestra vida fenoménica , estamos acostumbrados a atribuir  el valor y nombre de existencia, realidad y verdad ,  en oposición al arte, que carece de tal realidad y verdad.Pero precisamente toda esa esfera del empírico mundo exterior e interior no es el mundo de la realidad verdadera, sino que,  en un sentido más estricto que el arte, merece llamarse mera apariencia y engaño más duro…»

Lo he leído un par de veces – como hay que hacer con todo lo de Hegel, como minimo, sino tres o cuatro – y  dejando el libro en el suelo, me he quedado pensando que si era esto lo que atisbaba el colega en una época en la que no existían ni la televisión, ni los smarfones ni, en fin, las redes sociales,  hoy en día se desesperaría a la hora de poner adjetivos -como le pasaba, por cierto, al amigo Pla. Pues, ¿ qué podría superar al engaño más duro, si ya de ese mundo empírico exterior  casi todo lo que recibimos son imágenes tele-visadas y convenientemente seleccionadas yendo de Catalunya a México, de México a Corea del Norte y de Corea del Norte  a Siria… y vuelta a empezar?

La Sociología del Conocimiento ( de Berger y Luckmann) ya habló de la realidad como construcción social, pero lo que no llegó a predecir fue que un invento como la pantalla iba  a operar como el fondo de la caverna de Platón, vendiéndonos versiones incontestables como realidades absolutas indiscutibles.

Así que  huir de la caverna, apagar el televisor, desconectar el smarfone y salir a la calle puede convertirse en la única alternativa para dar cuenta de lo que hay…aunque , como decía el muy sabio Hegel, también  en  nuestro mundo empírico interior pueden circular la apariencia y el engaño…más duro.

Pero ese es tema para otro día…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.